Archive for the ‘Televisión’ Category

No apto para menores ni para ordenadores

Jueves, 12 octubre 2006

Mañana es mi día, y suelen regalarme cosas. ¿Es lógico o ético ser premiado por tratarse del día que han dado en llamar con el nombre de un señor, dicen, santo que viene siendo mi tocayo? Pues no lo sé, pero a mí me gusta mi día porque me regalan cosas.

Y, bueno, he estado en un conocido centro comercial viendo cosas. (El factor sorpresa es desde poco después del invento del pan de molde algo absolutamente opcional y casi superfluo en el arte de regalar cosas.) Y había pensado yo en comprarme en deuvedé alguna temporada de Padre de Familia, que se está convirtiendo en una de mis manifestaciones artístico-culturales de culto. De modo que voy a un sitio de estos a mirar si tienen lo que busco, qué incluye exactamente y cuánto hay que soltar, y lo encuentro, y me doy de bruces con el cruel mundo de los negocios:

No apto para menores ni para ordenadores.

Oh. Qué ingenioso. Me habría reído si hubiera sido un chiste hiriente sobre el botellón o la Iglesia Católica, pero soy un intolerante partidario del pensamiento único y cualquier cosa que se aleje de mi manera de ver el mundo bloquea automáticamente mi sentido del humor. Por si acaso, miro en la parte de atrás y decodifico la letra pequeña: “Este disco está tecnológicamente preparado para ser reproducido sólo en equipos con licencia”, o algo así; se confirman mis sospechas. Y ya no lo compro (ni suplico que me lo compren, se entiende). Y tampoco compro ninguna serie de la FOX, pues, según veo, todas se anuncian del mismo modo.

Pues bien. Estimadísimos señores de la FOX: que les den. Tengo la tercera temporada de Padre de Familia, que es de la que hablamos, perfectamente almacenada en mi disco duro tras haber sido obtenida por medios totalmente lícitos, léase P2P. Pensaba comprarme los DVDs, sólo por premiar a los creadores de la serie y por agradecerles su obra; ahora, gracias a sus sistemas anticopia, no lo voy a hacer. Si no hubieran puesto tanto empeño en que la gente no copiara sus discos, habrían ganado un cliente; ahora han perdido uno precisamente por intentar vender más a toda costa. Alguien a quien de verdad le gusten sus series se comprará todo disco que le pongan por delante, y probablemente también los muñecos de acción. Gracias por desconfiar de sus admiradores. Luego se preguntarán por qué cada vez venden menos.

Anuncios

Publicidad intrusiva

Viernes, 06 octubre 2006

Esto es publicidad intrusiva y lo demás son tonterías. ¿Dónde se ha visto que la publicidad ocupe dos cuartos de la pantalla dejando al programa en cuestión del que en estos momentos disfrutamos confinado a un recuadro minúsculo? Ah, sí. En Antena 3. Que sí, que quejarse a estas alturas del trato que da esta gente a Los Simpson (y a cualquier otra serie, pero para ver la tele mientras se come esto es lo que hay) es redundante, pero es que esto es ya el colmo. No, espera: lo siguiente será el colmo. O lo siguiente…

Creer (o no) en la raza humana

Sábado, 30 septiembre 2006

Dios mío, mándame una señal. Ante esto:

dame como explicación cualquiera de estas opciones. Por favor:

  • A pesar de estar todo Cristo hablando en francés, el programa fue grabado en Móstoles, de modo que nadie entendía un pijo y, por eso, un 56 % del personal dice que el Sol gira alrededor de la Tierra, cuando lo que querían hacer era pedir la cuenta.
  • Se hizo una selección de sujetos especialmente poco dotados en temas astronómicos, que no astrológicos, para gran regocijo de televidentes que celebran la ineptitud ajena, y se los llevó al programa.
  • Es un montaje. Pura y llanamente. Y todos se descongojaban en su interior, bajo esas caras solemnes.

Pero, por lo que más quieras, no me digas que esto es real, y que sólo un 42 % (¡menos de la mitad!) del total del público asistente en un concurso televisivo en Francia sabe que la Luna gira alrededor de la Tierra, y ésta, alrededor del Sol. Por favor.

¿Escorpión bicéfalo? ¿Qué es un escorpión bicéfalo?

Sábado, 09 septiembre 2006

A ver. ¿Es esto:

Escorpión bicéfalo

un escorpión bicéfalo? Porque, si no lo es, no entiendo el anuncio. ¿Qué coño tiene que ver el apareamiento un bicho cuya existencia desconozco con un señor de traje que le mancha de tinta la camisa a un chaval de gafas? Si el chaval de gafas fuera un escorpión bicéfalo, pues entendería que sus congéneres del sexo opuesto se negaran a participar en su apareamiento viendo que tiene la camisa manchada, pero ¿le ven ustedes las dos cabezas o el aguijón? Joder, que derribando un muro sin querer uno sí puede cargarse un par de gárgolas premedievales, pero esto…

Mamá se llevó las pilas

Jueves, 31 agosto 2006

Que algún alma caritativa suba a YouTube (o a Google Video, o a donde sea: no tengo manías) la versión con doblaje español (peninsular, se entiende) de la parte del episodio de Los Simpson La Casa-Árbol del Terror IX en la que Homer canta, vestido de mendigo y acompañado por su armónica, lo siguiente:

Mamá se llevó las pilas:
¡qué caradura!
Mamá se llevó esas pilas
que tanto duran.

En YouTube está colgada la versión con doblaje sudamericano del fragmento, pero no le llega ni a la suela de los zapatos a la que yo menciono. Si se me hace caso prometo mostrar al público mi versión de la canción voz + guitarra + armónica, un prodigio de la música moderna. Lo juro.

Padre de Familia

Miércoles, 05 julio 2006

Padre de FamiliaLlegué ayer por la tarde a la afición a esta serie como forma de terminar una aburrida sesión de zapping, que, visto lo visto, valió la pena. La ponen en La Sexta después de comer, creo que sobre las tres de la tarde, más o menos. Digamos: Los Simpson acaban a las tres. Cambio de canal. Segundos después empieza Padre de Familia. Sí: indudablemente es a las tres.

Cruce entre Los Simpson y South Park, Padre de Familia es una serie de dibujos animados bastante borde (qué bastante: inconmesurable, desquiciadamente borde). Se asemeja a Los Simpson en el marco narrativo: una familia de clase media americana que vive en su bonita vivienda unifamiliar a las afueras de la ciudad, con un jardincito muy cuidado a la entrada. A partir de ahí, no tiene nada que ver: si bien los miembros de la familia Simpson son razonablemente humanos, dos de los seis miembros de la familia Griffin (protagonista de la serie) van mucho más allá de los límites de la cordura. Componen este pintoresco conjunto de personalidades, a saber:

  • Peter Griffin. Una especie de Homer Simpson, quizá algo más listo, pero tampoco demasiado. Comparte con éste su afición por la tele y la cerveza, y acrecienta la sospecha de que todos los padres americanos son unos analfabestias.
  • Lois, Chris y Meg Griffin. Éstos (la madre y el hijo y la hija mayores) son normales, o al menos lo parecen cuando se les pone al lado del resto de personajes. Lois aporta cierto punto de cordura, de un modo similar al de Marge Simpson, a la serie; Chris es un adolescente un poco lento (pero no hay nada de lo que preocuparse: es genético) con inquietudes artísticas y una angustiosa fobia a un mono malvado que vive en su armario, y que aprovecha los momentos en los que él no está para fumar marihuana y escuchar rock de los setenta en su cama (sobre esto sólo he leído), y Meg es otra adolescente misántropa que sólo quiere un poco de calor humano y atención.
  • (Y ahora viene lo bueno.) Stewie Griffin. Sólo decir que desde que oí sus cavilaciones pasó directamente a formar parte de mi lista de semidioses. Bueno, y decir también que este sujeto, uno de los mayores personajes de dibujos animados jamás creados en la historia de la televisión, es un bebé cuyas principales aspiraciones son dominar el mundo y matar a su madre; todos sus intentos de hacer cualquiera de estas dos cosas acaban en un auténtico fracaso, pero alimentan igualmente su ego.
  • Brian Griffin. Es el tío más cabal de toda la serie, siempre sereno y sin dejarse alterar; quizá se le hiciera un poco más de caso si no fuera un perro parlante.

En cuanto al argumento de los episodios, es inútil buscarle cualquier clase de sentido: los gags se suceden sin saber muy bien por qué o qué relación hay entre ellos, pero funcionan y hacen reír ante tanto absurdo y, sobre todo, tal velocidad: no deja tiempo para respirar tal espiral de acontecimientos. Oh, y tiene muchos tacos y chistes muy verdes. Sí, eso es lo que confirmó el hecho de que me estuviera gustando: así son las cosas.

Fetichismo musical

Sábado, 20 mayo 2006

Continuando con la oleada de fetichismo que arrasa este mi blog, desde aquí anuncio al mundo en su conjunto que en no sé qué anuncio de Canal 2 Andalucía (era de fútbol, pero no me he fijado en qué decía exactamente porque yo soy un intelectual y paso de algo tan denigrante) la banda sonora es la archiconocida Bailaré sobre tu tumba, de Siniestro. Vale, sólo aparece la introducción, es decir, el riff con el órgano Hammond repetido cuatro veces, pero la intención es lo que cuenta.

Quiero saber

Viernes, 05 mayo 2006

Quiero saber
si Dios tiene botas de agua
pa’ los días de lluvia,
y si le sientan bien.

Qué número son
quisiera de saber.

Ay, quiero saber
si la Virgen usa gafas
pa’ leer de cerca,
y si le, si le sientan bien.

De qué color son,
si son de carey.

Son tantas cositas,
ay, mi señorita,
que quiero saber;
y to’as estas preguntas
no las tome a chungas,
que yo tengo fe.

Son tantas cositas,
ay, mi señorita,
que quiero saber;
pero soy pequeño,
y yo no me entero,
y no me falta fe.

Ay, quiero saber
si los angelitos, ay, los angeli, litos, los angelitos
co, comen chuletas de cerdo,
y si les sientan bien.

Ay, y una siestecita
después de comer.

Ay, quiero saber,
ay, si Sa, Sa, Sa, Sa, Sa, Sa, Sa, San José hacía presupuestos
pa’ los muebles de la cocina,
y si cobraba bien.

O si les hacía un descuento, ay, un descuentito
a los amiguetetes de Belén.

Ay, son tantas cositas,
ay, mi señorita,
que quiero saber;
y to’as estas preguntas
no las tome a chungas,
que yo tengo fe.

Son tantas cositas,
ay, mi señorita,
que quiero saber;
pero soy pequeño,
y yo no me entero;
no me falta fe.

(Canción obra del insigne Peláez, de cuyas hazañas se encuentran tres vídeos en YouTube: el de la canción esta, el del colegio y el de la Pedrá a la Vaca. Sí, es viernes y llueve y no hay material para un post decente: ¿qué pasa?)

Crédulos…

Domingo, 02 abril 2006

Dado que hoy me siento especialmente místico, sobrenatural, etéreo, encefálico o como quiera llamárselo, enlazo a dos vídeos en YouTube que reúnen todas las características anteriormente citadas, excepto probablemente la última: éste y éste otro. Y ahora disculpadme: tengo que ir a mirar si hay serendipias debajo del sofá.

Nueva raza descubierta viviendo a seis metros bajo Denver; todos se llaman “Mortonson”

Martes, 03 enero 2006

El Alcalde Quimby no está sólo nadando en corrupción: también está nadando en su lujosa nueva piscina. ¡Nadando como un tiburón! ¿Dónde consigue Joe “Diamante” Quimby el dinero para la piscina? De los fondos para asfaltar las calles, eso es. De modo que la próxima vez que pilles un bache, recuerda adónde están yendo los dólares de tus impuestos: a un hoyo para refrescarse.

Esta y otras bellas muestras de altruismo periodístico y soltura en la prosa redacta Homer, es decir Mister X, en su página web, en el episodio CABF02 de la duodécima temporada de los Simpson, titulado “El ordenador que acabó con Homer”. La cosa está en que esa página web existe, ocupa un lugar en el espacio y tiene masa, y en ella se pueden leer completas todas las historias, verídicas o no, que Homer publicó en dicho episodio; y lo más interesante, aparte del mareante contador de visitas en la parte inferior de la página principal, es que la mayor parte de lo que se dice es absolutamente inédito para la Humanidad en su conjunto. Sí, hay que estar aburrido.

Vía | Microsiervos

Página oficial | Mr. X’s Web Page