Archive for the ‘Cine’ Category

Avalancha de videoclips

Sábado, 21 octubre 2006

Venga, los videoclips de Siniestro, subidos a la red para deleite de las masas: el de El Hombre Medicina, el de Yo dije yeah!, el de Cuenca minera, el de Sólo los estúpidos tienen la conciencia tranquila, el de Y yo me callo y el de ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? (el de 800 Balas ya estaba colgado desde hacía un tiempo por un tercer sujeto). Disfrútenlos.

Anuncios

Reliquias

Viernes, 20 octubre 2006

Bueno, hablemos del DVD de Mikel Clemente ya mencionado; el título es tan inesperado y chocante como Videoclips y rarezas. Trae videoclips (Mikel es, ante todo, director de videoclips), imágenes de distintos rodajes de los mismos, documentales cortos (sobre el cuarto de hora) y alguna que otra rareza más.

Está el documental que hizo sobre Jack Griffin; después de verlo sigo sin estar del todo seguro de si existió o no, ni si del artículo de la Wikipedia al que enlazo es o no una tomadura de pelo, pero está entretenido y he oído la voz de Segundo Grandío. Además, conservando la sospecha de que se lo están inventado todo todos los entrevistados te ríes bastante.

Pero, claro, lo verdaderamente interesante son los videoclips. Hay cosas bastante chulas: de Extremoduro, de Platero y Tú, de Def Con Dos y de otros grupos menos conocidos. Y, como aquí vamos a nuestra bola, vamos a hablar de esos que ni Dios conoce, porque los de Siniestro…

Los de Siniestro son auténticas reliquias que, mientras esperamos a que salga la ansiada videografía del grupo, sólo pueden encontrarse aquí. El de 800 Balas y el de ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? del vigésimo aniversario ya circulaban por la red (y el último está en el SingStar Rock, un juego para videoconsola), pero el resto…, reliquias, les digo.

Vale, los primeros son algo cutres y el de Yo dije yeah! marea, aunque el de El Hombre Medicina es bastante agradable, y por momentos coloca casi tanto como una clase de Biología del tercer trimestre. El de Cuenca minera es divertidísimo y muy burro, además de ser el primero sin Costas. Éstos son los del Made in Japan. Pero los que molan de verdad son los del Policlínico miserable; no sólo porque se trate de mi disco favorito del grupo, sino porque es que, leñe, son posteriores y están mejor pensados. El de Sólo los estúpidos tienen la conciencia tranquila invita a cada segundo al pecado carnal, pero no es ése mi favorito.

El mejor, el perfecto, ése es el de Y yo me callo. Por cada detalle. Por las imágenes de explosiones, de La Meca, introducidas en el momento justo. Por eso tan macabro del señor (creo que sé quién es) disfrazado de gallina con las gafas puestas, como salido de una pesadilla. Por Julián vestido como si se dedicara a rapear. Por la cinta aislante tapando las bocas de los miembros del grupo, que se las quitan para corear el estribillo: «Y yo me callo.» Una pasada, oigan.

Supongo que ahora, como buen cristiano, tendría que colgar los vídeos en YouTube para que el mundo pueda admirarlos. Lo haré, espero. De momento, paciencia.

Furby’s Revenge

Jueves, 08 junio 2006

Creíais haberlo visto todo pero no es cierto: ésta es la gota que colma el vaso, señores. En medio de esta apocalíptica semana de exámenes diarios (dos de los cinco días ha habido dos, y eso es inhumano) y trabajos que entregar, me he librado de un examen oral de Inglés haciendo en su lugar el presente corto, para mayor gloria de la Humanidad.

Grabado en mi siempre honorable instituto, con el polideportivo a medio construir como telón de fondo y el calor de un día de mediados de mayo reinando sobre mi gruesa chaqueta vaquera, Furby’s Revenge es canditada a ser la mayor analfaburrada jamás perpetrada por el ser humano, y también, como inciso para la posteridad, mi primer corto jamás grabado y, por el bien de la especie, todos esperamos que el último.

Ah, por cierto, está en inglés, y sin subtítulos; es que si no no aprendéis.

Diálogo de besugos

Viernes, 31 marzo 2006

—Oye, Edu, ¿qué significa en inglés uve doble, a, ele, ele?
—Ah, wall, muro, o pared. Bueno, y The Wall también es el título de una película rarísima.
—Bah, seguro que no es tan rara como una que he visto yo de unos que se llaman Pinky Froy (sic).

El que ríe el último

Martes, 28 marzo 2006

Por alguna razón, cuando hace algún tiempo busqué en YouTube vídeos de Siniestro, no encontré nada y, cuando hoy alguien ha enlazado a la búsqueda de estos términos desde el Libro de visitas, por supuesto, han aparecido chorrocientos resultados. Estoy viendo el videoclip de Menea el bullarengue, y me está pareciendo una obra maestra de la chorrada moderna.

La tesis … es … ¡buena!

Miércoles, 15 marzo 2006

Vía Menéame:

Sméagol (con voz de pito): ¡Pero [la tesis] explica … la Teoría … de Cuerdas!
Gollum: Lo … ¿qué?
Sméagol (…): Once … dimensiones. ¡Que controlan … el universo!
Gollum: ¡¿Qué?!
Sméagol (…): Y en la empresa … te obligan … a llevar … ¡traje!
Gollum: ¡¿Qué?!
Sméagol (…): Y el café … dura … diez … ¡minutos!
Gollum: ¡Arggghh!

El vídeo aquí.

¡Jo, qué potra!

Miércoles, 22 febrero 2006

Ayer terminé de ver La vida de Brian. Estaba bien.

Bueno, vale, estaba más que bien: estaba genial, sublime, apoteósica. Divina de la muerte. Lo que no entiendo es por qué en los sitios en los que miré después de terminar de ver la película todo el mundo se quejaba de que los marcianos están fuera de lugar. ¡Blasfemia! ¿Quién sería el hereje que se atreviera a quitar la escena más absurda, surrealista y, bueno, sí, ¿por qué negarlo?, fuera de lugar de mi historia del cine particular?

La cosa es así: Brian, perseguido por una legión de romanos enfurecidos, sube a lo más alto de una torre, desde la cual se precipita hacia el suelo; justo antes de llegar a éste, es rescatado por una nave espacial que se lo lleva más allá de la atmósfera, donde se enfrenta con una nave enemiga a cañonazo limpio. Mientras esto ocurre, Brian mira atónito a los dos marcianos que hay al volante: dos seres viscosos de color morado con dos enormes ojos saltones y una sonriente boca con los labios pintados, ambos muertos de risa. Cuando regresan al planeta Tierra, y tras una piña considerable en mitad de la ciudad, Brian sale de entre los restos de la nave. “¡Jo, qué potra!”, exclama un tío que pasaba por allí.

Esto…, ¿sabe si está lloviendo ahí fuera?

Martes, 21 febrero 2006

El dinero es mejor que la pobreza, aun cuando sea sólo por razones financieras.

(Woody Allen.)