Comentando aplicaciones de escritorio porque no hay otra cosa que hacer

Ahora invierto mi abundante tiempo libre en probar software. Es una opción que denota bastante poca ilusión por vivir, pero el resto de las que se me ocurren son bastante menos saludables y es de suponer que cualquiera con conocimientos básicos sobre medicina esté de acuerdo en que ésta es mejor que las demás. Además, con Kubuntu como sistema operativo instalar cosas chorras que luego no usas es más fácil que nunca.

Una utilidad que ya había probado hace tiempo pero con la que me he puesto ahora en serio es BasKet. La K significa que es de GNOME. En serio.

Bueno, no. En realidad es de KDE. Pero eso importa poco ahora, amigos: las cosas son lo que son más allá de su nombre, y BasKet es guay de por sí. Vale. Y ahora que hemos aclarado esto, ¿qué carallo es BasKet? BasKet es al KNotes lo que un bulldog es a un chihuahua: más grande y arrugado. En realidad me refería sólo a lo primero: este programa del que hablamos hoy es como un gestor de notas pero a lo bestia. Aunque es de esas utilidades que se quedan en la bandeja del sistema y que ocupan una esquina de las pantallas, tiene bastantes posibilidades.

La función primordial de BasKet es la de permitirte apuntar sin demorarte demasiado todas esas chorradas que se nos ocurren a lo largo el día, sin dar tiempo a que se te pase la inspiración. En un principio para esto servía KNotes, pero no resulta excesivamente elegante tener cinco o seis notas distintas pululando por la pantalla en desvergonzado regocijo: con BasKet puedes tenerlo todo más organizado, aunque tampoco da lugar (esto lo agradezco yo especialmente) a que te pases la vida configurando y retocando cosas, lo que siempre que puede hacerse es mi perdición. Puedes tenerlo todo junto, en el mismo sitio, pero convenientemente separado, de forma que veas dónde empieza y dónde acaba cada cosa; puedes darle formato al texto, introducir imágenes, enlaces, (ahora vienen las chorradas) lanzadores de aplicaciones, colores sacados del escritorio y…, ya está. Pero no me diréis que las dos últimas no son divertidamente chorras.

También puedes tener listas de tareas, que son lo mismo pero en las que marcas lo que has hecho y lo que no. Sin más complicaciones. Sin fechas ni historias. Además (otra característica), BasKet se basa bastante en el copia-y-pega, de modo que se invierta menos tiempo en anotar las cosas.

Y si tienes ganas de complicarte la vida, es configurable hasta la saciedad. Pero eso sólo si le das a Preferencias — Configurar BasKet, claro. A mí me está sirviendo. Tenía ya un documento de treinta y tantas páginas en el KWord con delirios de grandeza de tamaño reducido en cantidades considerables, y no había quien encontrara nada. Ahora mis idioteces están mejor organizadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: