Enamorado de un montón de unos y ceros

Como ya Todo Cristo® sabe, profeso enfermiza admiración por Amarok, prueba palpable de que Dios usa las QT. Y hoy quería hablarles a ustedes de una de esas características Web-2.0-en-su-propio-escritorio-sin-gastos-de-envío de las que tanto presume el programa este: que si te baja las letras de no sé dónde, las portadas de Amazon y te cuenta la Biblia en pasta sobre lo que sea que tengas en tu colección musical (canciones, álbumes, artistas)… Pues bueno, la integración con Last.fm se come con lomo y patatas a todo lo que le pongas al lado. (Ya hemos hablado con su dietista para que solucione este incómodo problema del canibalismo.)

Last.fm es una página absolutamente Web 2.0 (criterios seguidos a la hora de denominarla como tal: tú mírala) en la que se pretende montar una especie de base de datos de tamaño interplanetario (esto es, bestial) a partir de la música que envía la gente (se envían sólo los títulos de las canciones y la información sobre éstas, aunque también hay algunos temas que se pueden escuchar); luego esa misma gente etiqueta lo que escucha y al final se tienen un montón de datos con los que habrá que hacer algo.

Ese algo que hacer con tanto dato puede ser, por ejemplo, aconsejarte cosas. Si la mayor parte de lo que escuchas es rock psicodélico Amarok enviará todo lo que reproduzcas a Last.fm y te devolverá una lista de artistas relacionados en la que por narices estará Pink Floyd. Si ya tienes algo de Pink Floyd este nombre no te saldrá en la lista en cursiva, y cuando le hagas clic, en vez de remitirte a su página en Last.fm, te añadirá lo que tengas a la lista de reproducción.

Algo que sería ya la releche de integración en el escritorio sería que si no tienes algo el propio Amarok te lo buscara y te lo pusiera en la cola del KMLDonkey, pero en su defecto hay otra cosa también bastante interesante: tu emisora de radio vecina.

Lo de la emisora de radio vecina consiste en puedes reproducir cosas que se baja directamente de Last.fm, siguiendo tus gustos: si tú escuchas a un grupo X y alguien por ahí que también envía lo que escucha además del grupo X escucha al grupo Y, y esta tendencia de escucharlos a los dos por ser de un estilo parecido está generalizada, acabará sonando algo del grupo Y. Esto, en general, funciona, aunque conforme la colección musical crece puedes esperar encontrarte cualquier cosa. Quiero decir, al principio, cuando comencé a usar esto y no tenía más de mil canciones metidas en la colección, no dejaban de salirme clásicos y gente a la que tenía ganas de escuchar; ahora, con casi tres mil archivos de música, me han llegado a salir cosas con menos de cinco años de antigüedad y ochocientos kilómetros de distancia desde aquí. Y esto es una herejía.

En resumen, tengo un transtorno psicológico por el cual mantengo una relación de carácter afectivo con un montón de unos y ceros. Pero, digan lo que digan, yo soy feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: