Dolor

Esnif. Siento un vacío en mi interior que me impide controlarme a la hora de no publicar este post que, como ustedes podrán comprobar, está de sobra y no viene a cuento. No, no tiene que ver con nada de lo que ustedes están pensando: la cosa es bien distinta. Todos decían: “¡Y la pantalla se raya con facilidad!”, pero yo no les creí, o quizá pensara: “Bah, seres inferiores: eso no me pasará a mí.” Pero ha ocurrido. Mi flamante iPod nano. Su preciosa, hermosa, delicada pantalla. Cual pinticas negras, diminutas, pero que están ahí, como el Everest, sólo que a una escala un pelín menor, tres o cuatro desagradables rayajos en su superficie de cristal han aparecido como de la nada, pero ahí están, y ya nada puede hacerse. Esnif.

Anuncios

2 comentarios to “Dolor”

  1. Al fondo a la derecha » Blog Archive » Nuevas experiencias Says:

    […] Conclusión: dan ganas de cargarse el iPod por tres rayajos, de alguna forma un tanto disimulada (como la clásica “ábrelo, corta todos los cables que pilles y vuelve a cerrarlo como quien no quiere la cosa”) y pedir uno nuevo, tal como está el servicio. […]

  2. Nuevas experiencias at Al fondo a la derecha Says:

    […] dan ganas de cargarse el iPod por tres rayajos, de alguna forma un tanto disimulada (como la clásica “ábrelo, corta todos los cables que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: