Archive for 30 mayo 2006

Solución rápida al aburrimiento

Martes, 30 mayo 2006

Cuando no hay nada que hacer, el aburrimiento te invade y, aunque sabes perfectamente que estás procrastinando, no eres tan consciente de que además tienes poco tiempo para hacer nada, hay una solución rápida: el wiki de l’Oasi. Entre sus páginas puede encontrarse el concepto de soberana chorrada llevado a su más alto exponente. Y, de paso, uno practica catalán cuando se encuentra un artículo escrito en dicho idioma, que no todo va a ser perder el tiempo.

Anuncios

Sin precio

Lunes, 29 mayo 2006

Ver esto tampoco tiene precio. A este paso todo acabará siendo gratis, hasta que nada nos sorprenda, y vuelta otra vez a empezar. Un programa de Google para GNU/Linux (vale, ya sé que es todo mentira y está emulado con Wine funcionando por dentro, pero la intención es lo que cuenta), que funciona, tiene instalador gráfico (me voy a desmayar) y va decentemente rápido a pesar del montaje emulatorio que es debajo del disfraz. Que bonito disfraz, por cierto, porque el Picasa tiene una pinta genial.

Se instala sin problemas, con las opciones que tendríamos si estuviéramos en Windows, pero reconociendo perfectamente la jerarquía de directorios de GNU/Linux (en tu /home al instante, hop), y una vez listo tiene la Auténtica y Patentada Pinta Google con Esquinas Redondeadas y Colores Suaves, para mayor comfort. Aunque los menús con fondo gris y esquinas puntiagudas estilo Windows son un atentado a la vista, pero todo se perdona.

Por supuesto, he estado un rato trasteando con él y luego lo he dejado, porque yo al digiKam le debo eterna fidelidad y todas esas cosas, y además todo lo que hace Google es software propietario con el que pretende controlarnos y someternos a su monopolio. Sí, es cierto: estaba procrastinando.

Favores

Domingo, 28 mayo 2006

Aquí todos rompiéndonos el cráneo para averiguar qué narices significa el popular término Web 2.0, y llega O’Reilly y, con su inmensa sabiduría y sus ganas de hacer el bien, nos desvela tal misterio con un extenso texto en inglés que, sinceramente, no me he leído, pero que se presenta imponente. Bueno, y también ha registrado la marca, pero eso es sólo la excusa para tener la oportunidad de describirnos lo que significa el término.

Y después, ¿qué?

Sábado, 27 mayo 2006

Después de declararse a una chica.

Hop, parece que alguien siguió los consejos que yo nunca di sobre cómo declararse a un miembro del sexo opuesto, y ahora ha vuelto a estos lares buscando qué hacer después… ¿Le diría ella que sí? ¿Le diría que no? Se aceptan apuestas sobre el estado emocional de nuestro visitante.

Procrastinación

Jueves, 25 mayo 2006

Hoy, queridos hermanos, es el Día del Orgullo Friki. Y ¿qué mejor modo de celebrarlo que llevando a su máxima expresión el sídrome que todo friki que se precie posee, conocido universalmente como procrastinación?

El primer paso para llevar a cabo esta actividad es no acordarse de que hoy es tan importante día hasta las seis y veinte de la tarde, comentándoselo a todo bicho viviente de modo que se dé cuenta de que no eres socialmente hábil, otro de los grandes males que aquejan a todo friki que se precie.

A continuación, se han de revisar todos los feeds RSS para ver cómo en tan importante fecha el número de éstos crece exponencialmente, gracias a la gente que se regocija en ser éste el día que es. Ha de hacerse bajo la presión de toneladas de deberes y un examen al día siguiente, la obligación autoimpuesta de escribir un post y la música de Nirvana a toda pastilla. También hay que recordar no llevar ninguna camiseta con motivo friki, dada la circunstancia casual de que no tengo ninguna.

Ni una toalla a mano, sólo una tarde para hacer lo que la gente normal no hace en la vida, bajo de inspiración y de endorfinas, me dedico a escribir este post como muestra para la Historia de que no desaproveché este ilustre día.

Nuevas experiencias

Miércoles, 24 mayo 2006

Tarde o temprano, el geek medio, por una razón o por otra, se topa con el servicio técnico de Apple, experiencia enriquecedora donde las haya, y dedica un post a las diversas anécdotas que hayan surgido de este encuentro.

Y ahora me ha tocado a mí. Hace menos de una semana, el auricular izquierdo del iPod dejó de sonar por circunstancias misteriosas. Creo que, más que ganas de que volviera a funcionar, tenía ganas de ver cómo iba el siempre alabado servicio técnico de Apple, así que aquella misma tarde de viernes entré en la página web de esta gente y pedí una reparación.

Según decían, mis flamantes nuevos auriculares me llegarían en como mucho diez días, y no puedo más que sufrir de decepcionada consternación ante los cinco días que han tardado en llegarme. Pero de lo que yo quería hablar es del sistema, del que he oído maravillas pero sobre el que nadie me ha contado en qué consiste exactamente.

Resumiendo: te lo envían por UPS, dentro del paquete viene otro sobre, metes el accesorio esfonciado en el sobre, llamas al número que te dicen, los del UPS te dicen que han cambiado de número, llamas al otro número, conciertas una hora para que te lo recojan y (se supone) te lo recogen en tu puerta. De esto último no estoy seguro porque cuando vienen a por los auriculares es mañana, pero las leyes de la decencia dictan que es lo que deberían hacer si no quieren quedar muy mal.

Ah, y la pasta. Eso sí que es un asunto en el que presumen bastante de jeta: al hacer el pedido les das el número de cuenta y demás asuntejos sin importancia, para que, si no devuelves el accesorio esfonciado, te saquen trece euros sin piedad. Pero no: en realidad es para que, si lo devuelves, te vuelvan a meter los trece euros que te habían sacado en cuanto habías hecho el pedido. Eso no está bien.

Conclusión: dan ganas de cargarse el iPod por tres rayajos, de alguna forma un tanto disimulada (como la clásica “ábrelo, corta todos los cables que pilles y vuelve a cerrarlo como quien no quiere la cosa”) y pedir uno nuevo, tal como está el servicio.

Cuánta puta y yo qué viejo

Lunes, 22 mayo 2006

No, no es éste un post libidinoso, aunque tampoco estaría del todo mal. Es sólo para fardar un poco de que me he sacado el riff de Cuánta puta y yo qué viejo y sonar, lo que es sonar, pues suena. Si se asemeja en algo al que aparece en la canción ya es otra cosa.

B|-12--12--------------14--12--12---------------9-|
G|----------11--10---9--------------11--10---9----|
B|-12--12--------------13----------15------13------11-|
G|---------11--10---9-------9---9------12------12-----|

Si queréis enviarme amenazas de muerte como forma de hacerme saber que soy un manta, sed tan amables de redactarlas de forma que yo pueda comprenderlas, porque soy un negado y sólo toco canciones de Siniestro, los Ramones y los Clash.

El mundo está como una cabra

Domingo, 21 mayo 2006

Dios, lo han hecho. Han ganado. El mundo está como una cabra: tocan power metal (que ni es metal ni hostias, pero ya es tropecientas veces más duro que las Ketchup, aunque eso es fácil), van disfrazados de criaturas malignas procedentes de otra dimensión y no tienen entre sus filas a rubias imponentes que muestren cada una más carne que la anterior, y han ganado Eurovisión, el concurso musical televisivo e internacional más cursi y recalcitrante que ha habido nunca. Amo a Lordi, en serio.

Fetichismo musical

Sábado, 20 mayo 2006

Continuando con la oleada de fetichismo que arrasa este mi blog, desde aquí anuncio al mundo en su conjunto que en no sé qué anuncio de Canal 2 Andalucía (era de fútbol, pero no me he fijado en qué decía exactamente porque yo soy un intelectual y paso de algo tan denigrante) la banda sonora es la archiconocida Bailaré sobre tu tumba, de Siniestro. Vale, sólo aparece la introducción, es decir, el riff con el órgano Hammond repetido cuatro veces, pero la intención es lo que cuenta.

Fetichismo linuxero

Viernes, 19 mayo 2006

Como prueba irrefutable de que Shuttleworth es un tío muy majo y apoya a KDE, la versión Dapper de Kubuntu será la primera en ser lanzada también en CD; y yo, por supuesto, ya he pedido uno para mí, más por fetichismo que por otra cosa, junto con otro de Ubuntu, ya que estamos. Y así, de paso, podré comprobar si han mejorado con esta nueva versión, porque la 5.10 tenía una pinta cutre hasta extremos insospechados, sobre todo al compararla con su hermana mayor gnomera. Pero la culpa no es de KDE, por supuesto.