London Calling

Rapidhare es Dios. ¿Para qué complicarse con los puertos que hay que abrir y no hay que abrir (mi experiencia con estos programas bajo GNU/Linux ha sido aterradora) para usar los programas P2P, pudiendo hacer una búsqueda en Google (que es otro Dios menor) con el nombre de lo que estás buscando acompañado de la palabra mágica “rapidshare”?

Por supuesto, esto no es infalible, pero yo he encontrado lo que andaba buscando: el London Calling de los Clash, que era de lo que yo venía a hablar aquí hoy, y para eso he soltado esta parrafada adulatoria. También es cierto que se han hecho reseñas de este álbum hasta el aburrimiento, pero hoy es domingo y la inspiración escasea.

London CallingAnte todo, lo que siempre se dice del disco este: reggae, reggae y más reggae. Por un tubo. Unas veces más disimulado (The Right Profile, Revolution Rock) y otras vergonzosamente evidente (Rudie Can’t Fail), pero asomando por casi todas partes. También algo de ska, como en Wrong ’Em Boyo, pero el caso es que poco queda del punk inicial de la banda.

Aparte de esta sobredosis de reggae, hay una variedad indecente de estilos: desde el rock lúgubre y apocalíptico del tema que encabeza y da título al álbum (que es Mary tiene una ovejita, evidentemente), pasando por el potente rockabilly de Brand New Cadillac, hasta cosas tan poperas como Lost In The Supermarket o Train In Vain (esta última casi entra como música disco), llegando incluso a algo como The Guns Of Brixton, que con un poco de mala leche podría llegar a denominarse como hip hop.

Por tocar estilos, tocan hasta el jazz (Jimmy Jazz) y nos dejan otra muestra de lo que es el español Clash con el power pop (The Card Cheat y Lover’s Rock son otros) de Spanish Bombs: “Oh, please, leave the ventana open (…); Spanish bombs: yo te quiero y finito; yo te querda, oh my corazón.” Por supuesto, hay también rock: en Hateful, en Clampdown, en Death Or Glory, en Koka Kola, en Four Horsemen y en I’m Not Down.

Pero esto no es nada, señores, porque un señor de gris que pasaba por la Gran Vía me dijo que en el siguiente álbum de los Clash, que no es doble sino triple, la cosa es aún más desquiciante y la variedad de estilos es aún mayor que en éste. Así que ya sabéis lo que os espera.

Por cierto, que tiene mala hostia sacar el mejor disco de los ochenta en diciembre de 1979.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: