Y después…, ¡dominaremos el mundo!

Ayer volví de la playa a las doce y poco de la noche y no se me ocurrió hacer otra cosa que encender el ordenador. La tontería valió la pena porque pude revisar mis feeds y enterarme de la noticia del día de ayer: el lanzamiento de Google Calendar.

Así que raudo y veloz corrí a abrir mi cuenta de correo en GMail para ver la maravillosa integración entre dicho servicio y el calendario y ¡sorpresa!, los numerajos en la barra lateral izquierda no aparecían por ningún lado. Esto era así porque el Google Calendar no se integra con GMail, lo cual no está bien, señores, no está bien.

Pero el caso es que hoy ya estoy en condiciones razonables para probar el servicio y hacer una reseña: despierto y sin seguir viendo a tías en bikini en mi cabeza. De modo que ahí va.

Google Calendar:
Una reseña
Por Eduardo Pérez

—¿Qué vamos a hacer hoy, Cerebro?
—Hoy lanzaremos un innovador servicio de calendarios online, Pinky.
—¿Y después, Cerebro? ¿Qué haremos después?
—Y después…, ¡dominaremos el mundo!

Bien. AJAX a lo bestia, eso era de esperar. Todo muy intuitivo y muy collejo, con colores suavones y bordes redondeados. Eso también era de esperar. Ni que decir tiene que está en Beta. Como enumerar mis impresiones sobre el servicio en un orden que siguiera algún otro tipo de lógica sería un engorro, voy contando con lo que me he ido encontrando al usarlo.

Primero me ha pedido, como a todo hijo de vecino, un par de datos sin importancia, como la zona horaria o el número de la VISA. A partir de ahí me han salido un montón de cuadritos, y ése era mi calendario. Basta con hacer clic en cualquiera de esos cuadritos para que te salga un bocadillo invitándote a crear una cita para ese día, con su título y su hora y su fecha y su descripción y su, incluso, lugar de realización, que te enlaza —con un poco de suerte— con el punto en cuestión en Google Maps.

Puedes decidir si tu calendario es público, privado o intermedio, es decir, que sólo se muestra una parte del contenido de cada cita, como por ejemplo el título pero no la descripción. Y puedes hacer esto mismo a nivel de cada cita, con lo que puedes tener un calendario público dentro del cual hay cosas que el resto de la gente no ve. Por ejemplo, el viernes a las seis de la tarde todo el mundo puede ver que en tu calendario pone: “Ir a tomar el té a casa de la señora de Gutiérrez.” Pero sólo tú puedes ver que a las seis de la tarde del viernes también hay una entrada en la que pone: “Encerrar a la señora de Gutiérrez en el montacargas, robarle las joyas de la herencia y coger el avión con el señor Gutiérrez para Río de Janeiro.” Es un ejemplo.

También puedes tener más de un calendario; pero la gracia está en que se muestran todos en los mismos cuadritos. Esto, que a primera vista podría parecer una chorrada, resulta genial, porque de este modo no tienes que estar tú poniendo tantas entradas: si hay reunión del club de croquet de tu comarca, no tienes más que ser usuario del calendario de ese club de croquet en cuestión, y en tus cuadritos aparecerá el día que sea a la hora que sea: “Reunión del club de croquet” sin tener tú que tocar nada más.

Esto es lo que yo he hecho con el Grupo Granadino de Esperanto y la quedada del día 22 de abril. Al principio, para probar, he introducido la cita en mi calendario; pero, cuando me he percatado de que se podía tener más de un calendario, he creado otro para estos menesteres esperánticos, he editado la entrada que ya estaba creada y, en “More actions…”, le he dicho: “Copy to Grupo Granadino de Esperanto.” Me ha salido otra pantalla de edición, lo he dejado todo como estaba y allí, a su hora y en su día, estaba la nueva entrada, idéntica a la otra pero en color verde, que es el reservado a las que provienen de lo del esperanto. Luego, a la izquierda, puedes seleccionar y deseleccionar los calendarios que quieres que aparezcan o no aparezcan en los cuadritos.

La página en la que aparecen organizadas tus citas puede personalizarse para que muestre información de un día, una semana, un mes, los siguientes cuatro días o todo lo que tengas en una lista, como toda herramienta de este tipo que pretenda ser aceptada en sociedad. Por supuesto, puedes buscar dentro de tus calendarios, que para eso es de Google el coso este.

Bueno, no tengo mucho más que decir. Un servicio interesante, intuitivo y a simple vista bien hecho, que parece que me resultará útil para utilizarlo de forma colaborativa, que es el uso más destacado que yo le veo frente a los calendarios tradicionales, alojados dentro del propio disco duro. Y rápido como él solo.

Por cierto, feliz día de la República.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: