Acaba lo malo

Oh, no. Hoy he cumplido los catorce años. Esto significa una extensa lista de cosas con granos que pueden resumirse en dos palabras: puñetera adolescencia.

Por supuesto, tendré que comenzar a realizar con asiduidad una serie de actividades acordes con mi edad; para empezar, este blog será automáticamente sustituido por un espacio en MSN Spaces. Además, empezaré a escribir dE eStA mAnErA, y el espacio en el que la voz de la razón dicta que debería haber texto estará a partir de ahora ocupado por una sobredosis de emoticonos inconexos que no entrañarán significado alguno. Y todo en colorines.

Los sábados por la noche, al botellón de cabeza, a fortalecer las relaciones humanas y a beber como un cosaco; ah, y, cómo no, contestar a todo el mundo de la peor manera imaginable, como forma de declarar ante la Humanidad que tengo catorce años. Olvidaré a Nietzsche y a Siniestro y me rendiré ante el reggaeton, o como leches se escriba, y dejaré que la música monocorde se interne en las profundidades cavernosas de mi cerebro para convencerme de múltiples mensajes subliminales.

Del mismo modo en que estarán escritas las entradas en mi espacio lo estarán los mensajes en cadena que os enviaré diariamente, conteniendo todos ellos útiles tests para saber si tu amada te quiere o te considera un plasta; y, por supuesto, también recibiréis estos tests en vuestras conversaciones conmigo por el Messenger, en las que os obsequiaré con dosis de sabiduría tan memorables como ésta, transcrita aquí desde el idioma de las mayúsculas y las minúsculas indiferentemente:

¿Qué opinas sobre mí? 1. Me quieres como amigo; 2. Me quieres como mascota; 3. Me amas con locura; 4. Me harías proposiciones indecentes; 5. Jugarías conmigo al pádel en una tarde de sol.

Oh, y las chicas. Oír a Woody Allen tartamudeando dentro de mi cabeza cada vez que una me dirige la palabra. Conocerlas. Amarlas. No poder dejar de pensar en fornicar. Que yo, en el fondo y aunque no lo parezca, también dejo aflorar a veces mis instintos románticos, oiga.

Dejo todo aquello que implique una aceptación del hecho de que, tío, te vas a hacer mayor; dejo el interés por el conocimiento y lo sustituyo por el estudio resignado y la memorización de libros de texto como quien no quiere la cosa; dejo mis intereses a niveles subatómicos a favor del consumo de calimocho; dejo los ñus y los pingüinos; dejo las Letras, y dejaría las Ciencias si por ahí fueran los tiros: yo quiero ser estrella del pop; dejo el esnobismo de parecer como que sé algo y lo sé porque quiero.

Abandono el arte; no crearé: consumiré o, a lo sumo, redistribuiré lo ingenioso o tierno que me llegue, sin luchar ni tan siquiera plantearme mi derecho a hacerlo. No escucharé nada que no resuene en los locales abarrotados, no veré nada que no me vigile desde los carteles, no pasará por mi cabeza la opción de no unirme a la masa borrega. Oh, ya siento las hormonas circulando por mis venas; me quejo de todo pero, en el fondo, me siento feliz. Qué bien. Acaba lo malo. Y empieza lo peor.

Anuncios

6 comentarios to “Acaba lo malo”

  1. Maribel Says:

    ¿Así que esto es lo que hay al fondo a la derecha…? Vaya, vaya…

    ¡Ánimo, Eduardo, que sólo son cinco años para abandonar los teens! ¡Sobrevive!

  2. vengoroso Says:

    No te agobies, hombre, que todavía te falta el bachiller, la selectividad, la universidad, sacarte el carnet de conducir, ver mundo, encontrar trabajo, pagar una hipoteca…

    Si al final es verdad eso de que se recuerdan con cariño esos años de juventud; lo triste es que no es porque sean buenos, sino porque lo que viene después tiene tela 😉 Intenta tomarte las cosas con filosofía, pero tampoco corras demasiado: leer a Nietzsche con catorce años puede suponer un serio transtorno para tu inocencia, y te digo yo que no es bueno perderla tan pronto…, y, pase lo que pase, ¡ni se te ocurra leer a Kafka! Pero estoy divagando un poco de lo que quería decirte en un principio (supongo que me sale la vena paternalista de educador-hermano mayor): ¡felicidades!

  3. Herenvardo Says:

    Muchas gracias. Respecto a lo de mi inocencia, ya no hay nada que hacer: está irrecuperablemente perdida. Pero bueno, guardaré las apariencias.

  4. Pequeña reflexión at BlueLemon Says:

    […] Los que usamos a diario Technorati como motor de búsqueda de determinadas cosas nos encontramos a diario con la cruda realidad: este buscador considera los espacios de MSN como parte de la blogosfera. Si estuviera en mi mano, yo no lo haría. Prueba a buscar cualquier cosa que no sea muy geek, y nos encontramos con cientos de espacios de MSN escritos dE eStA MaNeRa y plagados de contenido inútil, en cuyo interior, perdido en un rincón, está la palabra que buscábamos, posiblemente escrita por error ortográfico. Así, podemos encontrar en espacio coner emlaze a la paJiNa wep der YoNi, mientras que unos posts mas abajo el autor nos cuenta que ba a yr a la dysko zydas a lyarla, mientras que lo que nosotros buscabamos era algún blog que hablara sobre el modo monitor del ZyDAS zd1011 bajo Linux. […]

  5. Franxus Says:

    Una palabra: amén; y te lo dice un ateo, para que veas la manera tan sublime con la que has dado en el clavo de la úlcera de la sociedad (que no sólo los chavales de catorce años se dedican a esto, por desgracia —o no—) con la que nos ha tocado vivir.

    Free your mind.

  6. Herenvardo Says:

    Podría hacer cosas altamente inmorales pensando en la palabra “sublime” contenida en un comentario en mi blog. Muchas gracias, en serio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: