Conducta temeraria

Yo tengo un dicho, y es: no moriré sin probar una Slackware. Pasaría de ello solemnemente si muriera sin probar una Mandriva; no me amargaría la no-existencia si no tocara una Debian pura y dura (ni Ubuntus, ni leches) e, incluso, podría perdonarme para los restos el no haber experimentado con una Gentoo. Pero es que mi religión no me permite morir sin haber probado una Slackware.

Como instalando así, a bote pronto, una Slackware en modo texto corría el riesgo de cepillarme el disco duro, decidí ayer por la tarde bajarme una distro Live basada en ella, SLAX; al rato reinicié y la probé. Fracaso estrepitoso:

# startx

Un fondo muy bonito, con un par de zapatillas de deporte, una de ellas con el trébol de cuatro hojas (el logo de SLAX) dibujado y el nombre de la distro escrito. Un puntero curioso, una especie de pie de pato negro sobre un redondel amarillo. Parpadeaba. Siguió parpadeando. Dos minutos. Cinco. Diez. Reinicié, lo volví a intentar. Otros dos minutos, cinco, diez. Reinicié, arranqué SuSE y seguí a lo mío.

Y aquí estoy: el CD con SLAX en lo alto de la torre de CDs vírgenes, sin ningún signo distintivo sobre él, yo trabajando en el primero de mis dos escritorios virtuales y, en el segundo, el Konqueror bajándose los cuatro CDs de Slackware, en una muestra de mi actitud suicida ante la vida. ¿Sobrevivirá el SuSE a mi temeraria instalación? ¿Sobreviviré yo si no lo hace SuSE? Deseadme suerte: la voy a necesitar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: