Comienza una nueva etapa de prosperidad y emociones intensas

Lunes, 23 octubre 2006

Hala, señores. Si esperan ver más posts en https://alfondoaladerecha.wordpress.com lo llevan crudo: desde hoy queda oficialmente inaugurado

http://alfondoaladerecha.inclinado.org

y la primera dirección web de las dos señaladas quedará condenada al destierro para el resto de la eternidad; cambien los enlaces que apunten a la dirección antigua, multitud (ja) de bloggers (ja) que me enlazan (ja). Recuerden este día, 23 de octubre de 2006, como la fecha en que el arcaico tema por defecto de WordPress dio paso a un K2 de colores únicos en la blogosfera y Edu se hizo al fin rico y famoso.

Y el ¡Salta! ya funciona, oiga.

Ultimando detalles

Domingo, 22 octubre 2006

Vean y sugieran: el nuevo Al fondo a la derecha. Con los colores del Atleti que siempre quise exhibir en un blog; algunas cosas, como el Live Search, no terminan de funcionar, y he tenido que quitar los Rolling Archives porque varias personas me han dicho que no les iban bien, pero más o menos la pinta definitiva que quiero que tenga es ésa.

Tengo que arreglar algunos problemillas con el ¡Salta!, y, por lo demás, todo sería cuestión de meterle más cosas que se me/les ocurran, siempre dentro de los cánones de la elegancia. Lo que vaya escribiendo en los días sucesivos aparecerá por duplicado, tanto en este blog como en el otro, y poco más me queda que decir… Espero que antes de que empiece noviembre ya todos los posts sean publicados directamente en la nueva versión y ésta quede tristemente abandonada, hecho que todos lamentaremos mucho.

Complejo de superioridad

Domingo, 22 octubre 2006

Negritas mías, gilipollez de la autora de una carta al director de El País Semanal:

Seguramente somos mayoría las mujeres del futuro, inteligentes, luchadoras, que intentamos mejorar y salir adelante, estudiando, trabajando y haciendo ver a los hombres que somos mejores que ellos y que no pueden pisotearnos.

Jodidos estamos. La chica pide igualdad y se marca un “Somos seres superiores” como una casa. Estos revolucionarios de hoy en día…

Solución final

Sábado, 21 octubre 2006

Una característica que no había sido demasiado publicitada —aunque hablen de ella en la página de Apple, y no sólo en las especificaciones técnicas— del nuevo iPod es el hecho de que ahora sea capaz de reproducir las canciones sin pausas entre ellas; yo me he enterado por Lebyrus, y alegra ver que hayan corregido uno de los fallos más burros del iPod, si bien es verdad que no sé cómo van otros reproductores de emepetrés. Porque que los aplausos de un directo se corten y reaparezcan al medio segundo es desesperante, y que haya separación entre el Reprise y el A day in the life, aún más.

Avalancha de videoclips

Sábado, 21 octubre 2006

Venga, los videoclips de Siniestro, subidos a la red para deleite de las masas: el de El Hombre Medicina, el de Yo dije yeah!, el de Cuenca minera, el de Sólo los estúpidos tienen la conciencia tranquila, el de Y yo me callo y el de ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? (el de 800 Balas ya estaba colgado desde hacía un tiempo por un tercer sujeto). Disfrútenlos.

Reliquias

Viernes, 20 octubre 2006

Bueno, hablemos del DVD de Mikel Clemente ya mencionado; el título es tan inesperado y chocante como Videoclips y rarezas. Trae videoclips (Mikel es, ante todo, director de videoclips), imágenes de distintos rodajes de los mismos, documentales cortos (sobre el cuarto de hora) y alguna que otra rareza más.

Está el documental que hizo sobre Jack Griffin; después de verlo sigo sin estar del todo seguro de si existió o no, ni si del artículo de la Wikipedia al que enlazo es o no una tomadura de pelo, pero está entretenido y he oído la voz de Segundo Grandío. Además, conservando la sospecha de que se lo están inventado todo todos los entrevistados te ríes bastante.

Pero, claro, lo verdaderamente interesante son los videoclips. Hay cosas bastante chulas: de Extremoduro, de Platero y Tú, de Def Con Dos y de otros grupos menos conocidos. Y, como aquí vamos a nuestra bola, vamos a hablar de esos que ni Dios conoce, porque los de Siniestro…

Los de Siniestro son auténticas reliquias que, mientras esperamos a que salga la ansiada videografía del grupo, sólo pueden encontrarse aquí. El de 800 Balas y el de ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? del vigésimo aniversario ya circulaban por la red (y el último está en el SingStar Rock, un juego para videoconsola), pero el resto…, reliquias, les digo.

Vale, los primeros son algo cutres y el de Yo dije yeah! marea, aunque el de El Hombre Medicina es bastante agradable, y por momentos coloca casi tanto como una clase de Biología del tercer trimestre. El de Cuenca minera es divertidísimo y muy burro, además de ser el primero sin Costas. Éstos son los del Made in Japan. Pero los que molan de verdad son los del Policlínico miserable; no sólo porque se trate de mi disco favorito del grupo, sino porque es que, leñe, son posteriores y están mejor pensados. El de Sólo los estúpidos tienen la conciencia tranquila invita a cada segundo al pecado carnal, pero no es ése mi favorito.

El mejor, el perfecto, ése es el de Y yo me callo. Por cada detalle. Por las imágenes de explosiones, de La Meca, introducidas en el momento justo. Por eso tan macabro del señor (creo que sé quién es) disfrazado de gallina con las gafas puestas, como salido de una pesadilla. Por Julián vestido como si se dedicara a rapear. Por la cinta aislante tapando las bocas de los miembros del grupo, que se las quitan para corear el estribillo: «Y yo me callo.» Una pasada, oigan.

Supongo que ahora, como buen cristiano, tendría que colgar los vídeos en YouTube para que el mundo pueda admirarlos. Lo haré, espero. De momento, paciencia.

Privilegios de tener una ocupación inútil

Jueves, 19 octubre 2006

No me lo esperaba. Suponía que el disco de Transportes Hernández y Sanjurjo me iba a hacer gracia, pero no que iba a escuchar tres veces seguidas un álbum cuya instrumentación es casi exclusivamente guitarra acústica y acordeón, y algo de mandolina. En la publicidad dicen que «sobre bases electrónicas», pero eso sólo pasa en la última canción. Pero es que es genial.

Empecemos por la última canción, sólo por ver si alguien se mosquea. Un canto a la decadencia de la sociedad occidental, un himno: “Aleluya, Europa: qué triste y sola y qué idiota.” Aunque, si hay que seleccionar un verso que se agarra al lóbulo frontal, ése es “Cristo no estuvo en Bruselas jamás”, maravilla de la lírica y la mala leche como pocas han sido vistas. Y tiene un ambiente de ser cantada por una hermandad en una iglesia que da fin al disco de una manera bastante emotiva.

Venga, y ahora para atrás: La marquesa no nos quiere, con la que se inicia el álbum, es una pasada absolutamente desquiciante cuyo verdadero significado no conozco ni quiero conocer, pero es un inicio alegre que invita a seguir. Cada trapito que te quitas te sienta tan bien es divertidísima, de lo mejor del disco; Tú y tu cero siete es otro canto a lo absurdo de la civilización a ritmo de timbales africanos; Esto nunca fue mejor, lenta, es una pieza melancólica que si uno mira bien la letra resulta que no debería serlo.

Nos encontramos también con nuevas versiones de clásicos de Siniestro Total y (supongo; no conozco su discografía ni sé si el tema que viene es un clásico o no) Os Diplomáticos de Monte Alto. En el caso de Siniestro, De por sí es la afortunada, y viene a ser una versión sin tantos arreglos ni hostias como la que viene en el Sesión vermú; aparte de eso, no han cambiado mucho más. De Bestilleiro, la canción de Os Diplomáticos que incluye, tengo que escuchar el tema original, porque se me ha pegado de mala manera.

Y ¿cómo olvidarnos de ese poema que es Nunca pidas un Big Mac en el Burger King? Minuto y medio de alegría folk y situaciones extravagantes que constituye otra de mis favoritas. Y ya estoy esperando ese segundo disco de Transportes Hernández y Sanjurjo que decían que salía en verano, luego en septiembre, y ahora se cuenta que estamos en octubre.

PD: Pedí el disco en agosto y no lo he recibido hasta hoy, de manera que, a modo de disculpa, Discos de Freno, la discográfica que edita el álbum, me ha enviado de regalo el DVD Videoclips y Rarezas, de Mikel Clemente, que ha resultado ser una auténtica mina de videografía siniestra. Igual comento algo sobre él por aquí en posteriores episodios.

Contenidos transversales

Jueves, 19 octubre 2006

Al fondo a la derecha, blog dedicado a la crítica a libros de texto para la ESO y a otros temas menores. ¿Qué coño pinta un párrafo sobre educación vial al margen de una página de un libro de Física y Química? Excepto porque la lección es una de las dedicadas al movimiento, poco, diría yo. Bueno, es aquello que nos explicaban en primero de los contenidos transversales.

Pero ¿ve usted razonable que, en los ejercicios, entre puntos de referencia, velocidades medias, deltas de eses y tés y otros métodos de tortura te pregunten que harías en tal situación si no sé qué coche te adelanta de tal manera? Yo no. Los contenidos transversales, con disimulo, por favor. Excepto la educación sexual. Ésa que entre a saco.

Gran Ilusión

Lunes, 16 octubre 2006

Bueno; escuchado el nuevo disco de Engendro, creo hallarme en condiciones de reseñarlo brevemente.

Gran Ilusión no llega, tengámoslo presente, a la genialidad del primer disco, a pesar de contener seis canciones más; pero, si tenemos un cuenta, por un lado, que superar tan magna obra —esa Marcha Imperial sutilmente introducida en Soñé que era un pez, arf— ya era de por sí difícil y, por otro lado, que en el segundo disco hay (casi) siempre un bajón, ya me dirá usted quién tiene la culpa.

También podemos apreciar en él que Engendro va en serio, o al menos eso parece; y si no es así, lo disimulan bastante bien. Hay un concepto en el disco bastante alejado del ocho-canciones-juntas del primero: la intro al álbum por un lado y ese extraño collage que da sentido al título del disco y que precede a Rey por otro dan una sensación de unidad más o menos trabajada.

Vayamos, pues, a las canciones. Papá Abarca fue educado por cuatro señores ingleses y una japonesa, y eso se nota: en el primer disco teníamos una versión de Let it be, y yo ya había visto en un video en YouTube cómo hacían lo propio con Lucy in the Sky with Diamonds rebautizada como Un sofá de Eskay me hablaba, versión que esperaba poder encontrar en Gran Ilusión. Sin embargo, parece haber sido sustituida por otra versión de los Beatles: el estribillo de With a little help from my friends pasa a ser “La mitad de los políticos son gays” para gran regocijo de la audiencia. Y, como viene a ser justo la canción anterior en el Sgt. Pepper’s, pues se acepta el trueque.

Plaga de crestas, amenizada por ese alegre organillo, critica a quien resulta evidente; Cojín resulta una de las mejores canciones del álbum, si no la mejor, y es una versión de Video killed the radio star, de los Buggles, que en cuanto a instrumentación da casi el pego y en la cual el acento británico que pone Abarca resulta bastante divertido; Pienso en mí trata ese profundo tema que para tantas manifestaciones artísticas da que es la masturbación; Condón es esa versión que, curiosamente, aún nadie había hecho (¿qué otra cosa evidente se rompe de tanto usarla?, ¡montones!), y en ¡Qué rollo es el rock! y Maneras de morir hacen versiones acustizoides de clásicos del rock en España: Mi rollo es el rock, de Barón Rojo, en el primer caso, y Maneras de vivir, de Leño, en el otro.

En resumen, un disco bueno; un típico segundo disco, que sin superar al primero va definiendo la trayectoria del grupo. Aunque, claro, aún falta por ver la portada.

Regalo atrasado

Domingo, 15 octubre 2006

¡Gracias! El nuevo disco de Engendro, que aún no ha sido colgado en la web del grupo, no se bajaba ni para tiros de la mula, o se bajaba un porcentaje minúsculo y luego paraba para el resto de los siglos y no se le volvía a encontrar. Hoy me encuentro con que alguien lo ha subido a RapidShare, y ya está alojado en el confortable calor de mi disco duro, esperando ser escuchado.

Pero ahí no acaba la música: Vermú, un habitual del libro de visitas de Siniestro, ha subido a GoEar material fresco (frescamente conservado: tiene todo unos diez años) de ya-saben-ustedes-qué-grupo: auténticas rarezas. Componen la tanda la versión en bable de Coleguita, o séase, Collaciú; la inigualable Chicas católicas (que, por más rareza y más versión de Frank Zappa que sea es una de mis favoritas; vamos, que ya la tenía); ese adulterio cometido fuera de Siniestro por Julián que es Carne dentro de carne (muy bonita, sí) y un homenaje a Zappa que mola bastante.

Vamos, que en cuanto música está siendo un día completo.